Cadena de Valor II: la transversalización

Alfonso Álvarez
-
01 Octubre 2015
La transversalización como arma de eficiencia en la gestión de los proveedores.

Tal y como se describe en el anterior post referido Cadena de Valor I la buena coordinación con nuestros proveedores es fundamental para que la bondad de una gestión eficiente se presente de una forma más evidente mejorando nuestra cuenta de resultados.

Refiriendo a la herramienta VSM debemos integrar las necesidades de producción en el modo, tiempo y forma en el cual nuestro proveedor nos abastece. Situando a nuestro proveedor en la esquina superior izquierda vemos como se representa un flujo, por un lado, de material y, por otro lado, de información. Cuanto más se adapten estos flujos a nuestras necesidades productivas más eficientes serán los recursos financieros requeridos para mantener un nivel de stock de seguridad aceptable. La negociación en este aspecto es fundamental. Hacer que el proveedor entienda nuestras necesidades y que cumpliéndolas seremos más competitivos, aseguraremos la continuidad de negocio y, por extensión, nuestra relación en el citado proveedor. Es algo difícil y requiere una relación basada en la confianza. Para lograrlo de un modo más efectivo deberemos iniciar un proceso de transversalización. Dicho proceso integra en nuestro proceso el del proveedor. Haciendo, en el mejor de los casos, que el proceso sea único y gestionado de un modo continuo (Ejemplo de las líneas de montaje de asiento de automóvil donde ambas factorías se unen en un JIT perfecto). 

 

VSM, los proveedores arriba a la izquierda

El proceso de transversalización hará participe al proveedor de nuestros éxitos y fracasos, de nuestro conocimiento y del punto de vista del cliente. 

El proceso de transversalización se encuadra en la eliminación de la ineficiencias ya que se transforma en un proceso continuo y el control sobre el mismo es máximo. Nos permitirá eliminar aquellas situaciones de "no tenemos material", "debemos asegurar la disponibilidad de la materia prima ampliando el almacén", "defectos de calidad en los productos comprados provocan fallos en las especificaciones del producto final", etc.

Existen numerosas herramientas para iniciar una transversalización. La primera y más importante es el "mapeado" de nuestros propios procesos para comprobar cual es la influencia y peso de nuestros proveedores.

 

COMPARTIR ESTE CONTENIDO TUS REDES SOCIALES: