El submarino ARA SAN JUAN y la importancia de la monitorización

Gonzalo Villar
-
24 Noviembre 2017
Los últimos días hemos asistido a un drama humano de angustia y desesperación debido a la desaparición del submarino de la armada argentina,el ARA SAN JUAN y sus 44 tripulantes. Por fin, y después de una búsqueda sin descanso, se ha confirmado que el submarino sufrió una explosión.

Tras una semana de búsqueda infructuosa, por fin se ha podido conocer el trágico final de los 44 tripulantes del ARA SAN JUAN, el submarino perdido de la armada argentina: la explosión detectada en la zona donde se perdió contacto con el buque lleva a deducir la peor de las hipótesis.

Enrique Balbi, portavoz de la Armada argentina, aseguró el jueves 24 de noviebre que se detectó un “evento anómalo, singular, violento y no nuclear” que podría haber sido una “explosión”, cerca del lugar donde el submarino, desaparecido el pasado miércoles en el Golfo San Jorge, se reportó por última vez. La deflagración se produjo el 15 de noviembre al filo del mediodía (hora local), tres horas después de que el sumergible mantuviera su última comunicación con la base.

Pero, ¿cómo se detectó este evento? El gobierno argentino no recibió esa información hasta el jueves 24 de noviembre gracias a la iniciativa de su embajador en Austria, Rafael Grosso, a quien se le ocurrió ponerse en contacto con el secretario ejecutivo de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, Lessina Zerbo. Grosso pidió a Zerbo si el organismo podía analizar las señales recogidas por las estaciones hidroacústicas distribuidas en todos los mares del planeta, para tratar de identificar algún ruido en la ruta del submarino.

La Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE o en inglés CTBTO, ‘’Comprehensive Test-Ban-Treaty Organization’’) es una organización internacional que se establecerá tras la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCE o CTBT en inglés), una convención que prohíbe todas las explosiones nucleares por quien quiera que sea y en cualquier lugar, ya sea sobre la superficie terrestre, en la atmósfera, bajo el agua o bajo tierra. La Comisión Preparatoria de la OTPCE, y su Secretaría Técnica Provisional, se establecieron en 1997 y está situada en Viena, Austria.

Dudo mucho que la mayoría de la gente conozca esta organización, que se dedica, entre otras cosas, a monitorizar los sonidos del océano a lo largo y ancho del planeta. Un esfuerzo ímprobo que no es reconocido ni valorado. Hasta que resulta útil. Que la motivación de esta monitorización sea la detección de ensayos nucleares no significa que no sirva para muchas otras cosas.

En el mundo empresarial e industrial, la monitorización de diversos indicadores resulta imprescindible para una correcta gestión, tanto desde el punta de vista financiero como técnico. Hoy nos ocupamos de la monitorización de consumos energéticos. Tradicionalmente, la energía es vista por las empresas como un coste necesario. Sin embargo, una correcta gestión de la energía conlleva no sólo un ahorro económico sino una serie de beneficios complementarios y realmente interesantes.

Como en el caso del submarino ARA SAN JUAN, una monitorización de consumos energéticos, tanto globales como en submetering (mediciones concretas de operaciones parciales de proceso) pueden suponer la detección de posibles fallos (mantenimiento preventivo), o incluso la detección de consumos fantasmas o eventos desconocidos que implican un coste para las organizaciones.

Si nos ceñimos a una mera monitorización energética a través de la telemedida (es decir, el consumo total), podemos detectar penalizaciones por reactiva, cortes de suministro, consumos fantasma en períodos no productivos (noches, fines de semana). Asimismo, con una monitorización por operaciones de proceso, podemos identificar dónde están nuestros consumos predominantes, estableciendo prioridades en las acciones de mejora a llevar a cabo.

Extrapolando lo dicho a cualquier otro ámbito, podemos concluir que la medición de parámetros de cualquier naturaleza es imprescindible para la implementación de la mejora continua en las organizaciones. No podemos mejorar lo que no podemos medir.

La conexión de una monitorización detallada, con un SGEn (Sistema de Gestión de la Energía), ofrece a las empresas una herramienta útil, sencilla y barata para mejorar, día a día, el desempeño energético global. En QE2 eConsulting somos expertos en la implementación de soluciones adaptadas y efectivas para la reducción del consumo energético.

 

VÍDEOS
Vídeo resumen del suceso del submarino ARA SAN JUAN
NOTICIAS RELACIONADAS
QE2Admin
-
10 Noviembre 2014
COMPARTIR ESTE CONTENIDO TUS REDES SOCIALES: