ENERGIA FOTOVOLTAICA RENOVABLE AUDITORIA ENERGETICA GESTION REDUCCION COSTES

FALLO DEL TC A FAVOR DE LA ENERGÍA FOTOVOLTAICA Y EL AUTOCONSUMO

Gonzalo Villar
-
27 Junio 2017
Una sentencia del Tribunal Constitucional abre la puerta al autoconsumo eléctrico compartido en comunidades de propietarios, una posibilidad hasta ahora prohibida en España.

El Sol es de todos. Eso dicen. Pero está claro que a día de hoy no es fácil beneficiarse de él, más allá de obtener un bonito color de piel, ponte crema niño que te vas a quemar. En uno de los países del mundo con mayor capacidad fotovoltaica, a día de hoy tenemos que pagar si queremos producir nuestra propia electricidad a partir del sol. Algo que a todas luces es injusto, y va en contra de todas las tendencias encaminadas al cuidado del medioambiente.

La cruda realidad es que, en una sociedad cada día más dependiente de la energía, no hemos emprendido acciones reales, efectivas y generalizadas para reducir el consumo energético. ¿Presión de las grandes compañías energéticas? ¿Afán recaudatorio de la Administración? Un poco de todo.

Sin embrago, la cosa tiene visos de cambiar (como no puede ser de otra manera cuando la lógica, la ética y la ecología muestran una realidad espeluznante). Hoy podemos decir que se ha abierto una puerta a la esperanza. ¿El impuesto al sol? No, ese sigue ahí. Pero sin duda supone un revés a la Administración el hecho de que las comunidades de vecinos puedan realizar instalaciones de generación fotovoltaica. Cosa, que hasta hoy estaba, sí señoras y señores, prohibido. Así lo dictaba el RD900/15 de 9 de octubre.

En pocas palabras: antes sólo era posible una instalación fotovoltaica para elementos comunes (garaje, escaleras, ascensores, etc.) pero no para uso privado. Resultado: pocas placas veréis por las azoteas españolas. Este fallo del TC hace posible el uso para generación y uso privado.

Es decir, podemos decidir libremente (¡gracias, hombre, gracias!) invertir en una instalación que nos provea de energía, siendo nuestros propios suminstradores (limpios, sostenibles, baratos) y recuperar nuestra inversión a través del ahorro que implica no comprar a las compañías eléctricas. Cuidado: para más de 10KW seguiremos pasando por caja, cosa que no lo pone fácil para inversiones en industria (mucho mayores, mucho más rentables y con un impacto mucho mayor en la huella de carbono, pero esa es otra guerra).

Queda mucho camino. Existen soluciones que reducen el consumo energético. Son rentables y efectivas, pero debe heber un compromiso inequívoco por parte de la Administración que, no lo olvidemos, modela la sociedad con la legislación y la regulación. Ha comenzado un cambio, inevitable si no queremos salir pitando del planeta en menos de 100 años (ojo, que no lo digo yo, lo dice uno que sabe mucho)

Fuente: elpais.com

COMPARTIR ESTE CONTENIDO TUS REDES SOCIALES: