sancion auditoria energetica 2012/27/ue
Gonzalo Villar - 26 Octubre 2015

la UE expedienta a España por la Directiva 2012/27/UE

Si hace sólo 3 días hablábamos sobre el expediente abierto por la UE a raíz de la Directiva 2010/31/UE sobre la eficiencia energética en edificación, ahora nos hacemos eco de un nuevo expediente, esta vez por la Directiva 2012/27/UE, que fija la obligatoriedad de una Auditoría Energética cada 4 años para las grandes empresas, antes del 5 de diciembre de este año.

Sí, habéis leído bien. Dentro de poco más de un mes. Como es sabido, esta directiva fija la obligatoriedad de realizar una Auditoría Energética cada 4 años (o implantar un SGE) a aquellas empresas con más de 250 trabajadores y un volumen de negocio de más de 50 millones de €. La Directiva es clara, el 5 de diciembre estas empresas han debido realizar la citada Auditoría. Pero el hecho es que a día de hoy, si bien existe un borrador, que podéis ver aquí, no se ha elevado al Consejo de Ministros un Real Decreto que trasponga esta Directiva íntegramente, por lo que nos encontramos en un limbo legal, donde están detalladas las sanciones, pero no el hecho por el que se debe sancionar.

La inquietud de las empresas es grande y justificada. Se trata de un proyecto importante, que requiere inversión y que puede acarrear sanciones elevadas. Esta inquietud se ve agravada porque sí existen partes traspuestas, como la referente al Fondo Nacional de Eficiencia Energética, que se nutre de las aportaciones de las Empresas Distribuidoras de Energía.

Si bien ya se sabía que Europa no iba a pasar por alto este retraso, es ahora cuando conocemos que el pasado 23 de julio se comenzó el trámite para abrir el expediente sancionador a España y otros 10 países más. Y no sólo eso, la Comisión da dos meses de plazo a los citados países para que traspongan la Directiva íntegramente, o de lo contrario se remitiría el caso al Tribunal de Justicia de la UE para que imponga sanciones.

Más sanciones, más gasto, y entretanto, el coste de oportunidad de no implantar las medidas que supondrían importantes ahorros en la factura energética de nuestro país.

Es decir, si bien la fecha límite del 5 de diciembre ya no es operativa, nos queda bastante claro que la UE no va a ser muy generosa con la moratoria, por lo que conviene ir planificando estas acciones de manera que no sean un mero requerimiento legal, sino que sean inversiones con un retorno claro. No olvidemos que para empresas poco maduras en materia de eficiencia, la implantación de un Sistema de Gestión de la Energía puede suponer ahorros que oscilan entre un 30% y un 40%. Pero para ello debe huirse del "síndrome del papel en la pared" y realizar proyectos serios, exhaustivos y realizados por profesionales imparciales y experimentados.

Podéis leer la noticia completa en eleconomista.es