Tonelería Murúa

Cambio de Éxito en Energía
TONELERÍA MURÚA, se puso en contacto con nosotros para investigar datos reales de cómo sus procesos de fabricación sostenibles impactaban en el medioambiente.
qe2 Toneleria Murua Barricas Autoconsumo fotovoltaico

RETO: Verificar en plan de sostenibilidad y emprender acciones de ahorro

CAMBIO: Obtención de datos reales y fiables y ahorro de 6.000€

Toneleria Murua logotipo negro

Situación inicial

Tonelería Murúa es una empresa con 125 años de edad. Pese a esa avanzada edad, la empresa está en continua renovación, investigando e innovando en procesos de fabricación. Fruto de esta inquietud, hace unos años la empresa se trasladó al Polígono Lentiscares de Navarrete (La Rioja).

Aparte de contar con un edificio energéticamente eficiente, la Compañía ha puesto en marcha una serie de acciones enmarcadas en una de sus líneas estratégicas: la sostenibilidad. Entre otras, la planta aprovecha el subproducto de su proceso de fabricación, el serrín, para quemarlo en una caldera de biomasa, generando calor tanto para el propio proceso como para climatizar las estancias, ahorrando un montón de energía térmica.

Además de eso, recientemente se ha instalado un parque fotovoltaico que genera energía eléctrica para autoconsumo, lo que hace que la empresa sea autosuficiente en un alto porcentaje de su consumo energético.

Además de otras acciones, la empresa quería saber cómo impactaban estas acciones de forma científica, obteniendo datos reales y aprovechando para identificar nuevas acciones que jalonaran este camino hacia la sostenibilidad. Fue entonces cuando decidieron contar con nosotros.

Cambios conseguidos

Tras el primer año de trabajo, los cambios que hemos llevado a cabo han sido los siguientes:

  1. Una bajada en el consumo de aspiración de un 14,13%, que supone un ahorro de 5.280€ al año y 4Tn de gases de efecto invernadero, con una inversión NULA.
  2. La detección de un coseno de phi anómalo que ha supuesto un ahorro de 1.800€.
  3. La obtención de diversos indicadores que han permitido verificar el retorno de inversión de acciones como el parque fotovoltaico.
  4. La creación de un cuadro de mando energético digital para verificar y controlar consumos en toda la planta.

Cómo lo hemos logrado

En el año 2022, Tonelería Murúa se puso en contacto con nosotros. Levaban años emprendiendo acciones en el campo de la sostenibilidad, pero no tenían datos de cómo éstas impactaban realmente en el medioambiente.

Tras la realización de una Auditoría Energética definimos un plan con diversas acciones, pero la primera y fundamental fue el desarrollo de un proyecto de Submetering.

Si bien la compañía había desarrollado múltiples proyectos, como la instalación de placas fotovoltaicas o la utilización del subproducto como combustible, no tenía un control efectivo sobre el consumo energético, más allá del control del importe de la factura mensual.

Tras estudiar la infraestructura energética de la planta, propusimos instalar una serie de medidores en los puntos más críticos: juntadora, cortadora, compresor, enfriadoras, extracción de humos y aspiración, y por supuesto las placas fotovoltaicas como insumo.

Todos los datos de consumo se envían a nuestra plataforma web Q-energy donde analizamos e interpretamos los resultados, para desarrollar acciones de reducción del consumo y, por tanto, de ahorro, tanto económico como emisivo.

Nuestra herramienta principal es el grupo de mejora, que consiste en reuniones periódicas entre un equipo integrado por nosotros y responsables de diversos departamentos, en el estudiamos los datos e identificamos anomalías.

Con esto, conseguimos que los datos nos ayuden. Los estudiamos, analizamos e interpretamos para sacarles el máximo valor posible, el ahorro y la mejora.

Nuestro mantra es que “no se puede mejorar lo que no se mide”. Por eso nos enfocamos en obtener datos reales y fiables, o lo que es lo mismo, indicadores o KPIs, demostrando científicamente los cambios conseguidos.

Con el grupo de mejora, este análisis es constante y seguimos identificando anomalías y consumos fantasma, que provocan un enorme foco de gasto y emisiones, consiguiendo tener evidencias que podemos comunicar y rentabilizar.

Compartir en:

Scroll al inicio